martes, 14 de enero de 2014

CONSTRUIR 2014



     Lo mejor de empezar un nuevo año es que tienes por delante muchos días para llenarlos de lo que quieras. Puedes escribir páginas y páginas, ahora en blanco. Enmendar errores, dar, descubrir, recibir, explorar, nadar, sentir, reir, llorar. Una sonrisa.





         





          Sí, es bueno que nos dé el aire. Dejar que la mirada y los sentimientos se paseen a sus anchas. Como hacen ellos.

















           Te deseo un año en el que llenes la mochila de armonía, sin notas discordantes. Un año para construir, incluso sueños y nubes.   










                
             

3 comentarios:

Lucía dijo...

Que monada los pinguinos y la música me encanta

Anónimo dijo...

Muchas gracias por los deseos y por las tiernas fotos. Una pena que no haya un The Foca Café Orchestra. ANTONIO.

Santiago Saiz de Apellániz dijo...

Una buena (y refrescante) manera de empezar el año. No oculto cierta envidia (sana) por ese blog tan viajero, alejado de lo pedestre... Un abrazo!!!