lunes, 9 de mayo de 2016

PRINCETON, SU PRIMAVERA




          Mudo durante meses, desde los tejados vuelve a hablar. Sin exigencias, sólo para compartir experiencias contigo. Quizá porque, como escribió Lawrence Durrell "qué lejano viaje podemos desear a los amigos, para mimar su ausencia con nuestro recuerdo" Y ese despertar sucede en Princeton, en primavera, esa estación del año " tan cursi hija que no hay por donde cogerte......pero a pesar de todo te defiendo" (Gloria Fuertes)





         Basta de flores dirás. Sí, por ahora. Aquí una imagen habitual estos días es ver a todos plantar, limpiar, arreglar jardines o decorar el alféizar de una ventana. Cuando paseo y veo tal explosión de vida, recuerdo la infancia. Te voy a contar dos experiencias con niños como protagonistas.




                   Su nombre es Marel, tiene 7 años. Con el permiso de su padre, Mahonrry, puedo decirte que es magistral tocando la guitarra y el banjo, aunque lo más importante está dentro de su cabeza. Le apasiona la lectura, pero Marel,  espera unos años, como te aconsejó tu padre, para leer "Las uvas de la ira". Le encanta preguntar, se aburre en algunas clases de la escuela. No me extraña. Tiene una banda y cuándo le pregunté la edad de sus colegas, su respuesta fue: entre 50 y 60 años. Antes de escucharle con su banda, le dedico "In the sky" de uno de sus guitarristas favoritos, Mark Knopfler.









          La niña de la segunda historia se llama Alia, vive en un pequeño pueblo de Kenya y es la protagonista indiscutible de la película "Eye in the Sky". Es feliz estudiando matemáticas con su padre, a escondidas. Como también juega en el patio de su casa al hula-hop, sin que nadie le vea, excepto sus padres. Después, va a vender el pan que hornea su madre. En los créditos verás nombres como Helen Mirren, Alan Rickman, pero el núcleo es ella, la pequeña Alia. Va por ti, Ignacio.



                Princeton da para mucho más. Además de estar y conocer a nuevos amigos, meter la nariz en la universidad y la vida política, ir a clases de inglés, bailar en DEspaña con música en directo, de la bailable quiero decir, New York está al lado y se puede pasar allí el día. Ver y escuchar, por ejemplo, Otello, en el MET. Un privilegio. Recorrer veinte manzanas hasta llegar al consulado de España para hacer los papeles y poder votar, cruzo los dedos; y luego perderte por sus calles, bajo la lluvia y el frío, absorbiendo la enorme energía que transmite la ciudad. Disfrutar de la exposición sobre Edgar Degas, en el MoMa; magnífica, rompedora. 






             Con otra perspectiva de Degas en la retina, bajas una escalera y sales al jardín. Es primavera.





              Y la foto que me sugirió Lotti, mi cómplice en muchas escapadas, aventuras y buenos momentos.






         

   

8 comentarios:

Paz Uruñuela de la Rica dijo...

Que bien Tana recuperar este blog tan ameno y bien escrito. Mil gracias por el regalo!. Un beso

charoj dijo...

Un placer tenerte aqui y encatada que te encuentres inspirada para hacer estos maravillosos reportajes.

Borja Uruñuela dijo...

Los niños tienen mucho talento hasta que los adultos impedimos que lo desarrollen. Afortunadamente algunos niños crecen en un entorno favorable que les permite brillar.

P3p0t3 dijo...

Mientras, en la romería del Rocio, el agua como protagonista indiscutible en esta primavera de libro que tanto se añoraba... Tana, gracias por tus pinceladas. Por cierto, ¿como dices alli que
te apellidas? iurunnuila?

Mahonrry Hidalgo dijo...

Hola Tana, soy Marel. Estoy acá con mi papá y leímos lo que escribiste. Me gustó mucho y la canción de Mark Knopfler también. Estoy leyendo "Danny, the champion of the world" de Roald Dahl. Habla de un niño que no tiene mamá y arregla carros con su papá. A ellos no les gusta un señor que se llama Mr. Victor Hazelwoods que tiene todos los faisanes en sus tierras. Danny tiene una idea para agarrar todos los faisanes con su papá y ellos ponen pastillas para dormir dentro de las pasas de uva para que se duerman, Ahora tienes que leer el libro. Abrazos. Buena suerte en tus vacaciones. Marel.

tana dijo...


Lo leeré Marel y gracias por leer el blog, y ser como eres. Aúpa contigo!!!!

Juan Sicilia dijo...

Hola Tana. Muy bonita postal desde Princeton. Maravillosos jardines. Me gustaría conocer a Marel y a su papá. Deben tener los dos la cabeza muy bien amueblada. Disfruta del viaje.Besos desde Sevilla sumergida tras una semana de lluvias.

Ignacio Martínez dijo...

Algo me dice que Marel me caería estupendamente, y por supuesto muchas gracias por la canción. Un temazo de los nuestros. Un besazo.